viernes, 24 de mayo de 2013

Jamás llegar a comprenderse.

Así estoy constantemente; intentando comprender porqué me hago daño, porqué sigo haciéndolo, porqué actúo como actúo, porque me aman de mentira, porqué nadie me comprende, porqué cada vez me siento peor, porqué cada vez estoy más cansado al levantarme, porqué lloro hasta quedarme dormido, porqué sufro tanto pudiendo no preocuparme, pudiendo hacerlo.
Una de mis soluciones es que no quiero olvidar, que me da miedo hacerlo...
Otra que supongo que es la curiosidad.
Que seguiré visitando su perfil y mirándole todos los días. Por curiosidad, porque así somos.
Nunca jamás llegar a comprenderse.
Somos demasiado crueles e idiotas con nosotros mismos.

jueves, 9 de mayo de 2013

Esas jodidas ganas de llorar y gritar a la vez.

Dicen que amar destruye. Mentira. Lo que te da la seguridad de destrucción es confiar. Confiar en que todo te va a ir bien. En que la vida siempre te va a sonreír. Y lo peor de todo es cuando llega.
Un día llega. ¿El qué? Te estarás preguntando.
Parece obvio.
Y se llama dolor.
Un día llegará y te quitará todo, quizá hasta las personas que dijeron que siempre estarían ahí.
Un día se irá todo aquello que amas. Y no te quedará nada, solo a ti mismo. Irás al instituto con ojeras de haber llorado la noche anterior, e intentarás sonreír. Para variar, te irá mal. Y nada ya va bien. Y lloras, lloras, lloras, lloras, lloras como rutina. Y te sentirás como pegajoso, imposible de seguir adelante.
Tendrás ganas de llorar, y gritar a la vez.
Y pensarás que no puede estar pasando. Pero al fin y al cabo es verdad, hay que asumirlo, hay que vivir con la esperanza de que todo va a mejorar. Así es la vida, por lo que dicen. Así es el dolor, así son las promesas, así son las lágrimas que dejan ojeras, así es el calor que abrasa. Así es mi vida.
Así me encuentro.
Pero me mantengo sin miedo, cansado pero prometo seguir adelante.
No dejes que las personas te hundan.